19/11/17

Londres día 2: disfrutando del frío y la Navidad

A las 8 de la mañana ya estaba mi padre tan enérgico como siempre avisando de que era la hora de levantarnos y bajar a desayunar. Nosotros en cambio nos lo tomamos con calma. Comprobamos que no había sol y era un día triste típico londinense, teníamos que comentar tranquilamente que se pasaron con la calefacción y casi nos asfixiamos en mitad de la noche; yo dormí completamente destapada, y en contraste con el frío que hacía en la calle... lo íbamos a pasar mal al salir.